Evaluación

La detección precoz de cualquier alteración es fundamental y un paso previo para una intervención adecuada.

El conocimiento de cómo se produce el desarrollo normal del lenguaje y la observación en contextos naturales, son los elementos más útiles para detectar problemas comunicativos o lingüísticos, teniendo siempre en cuenta que el niño va a ir adquiriendo y perfeccionando sus habilidades lingüísticas de forma progresiva.

Es esencial conocer el sistema comunicativo y lingüístico. Por ello debemos evaluar:

  • El producto: los elementos esenciales del sistema lingüístico que se utilizan en la comunicación, como son: La fonética y fonología, la sintaxis, la morfología, la semántica y la pragmática.
  • Los procesos: Comprensión y producción. Por comprensión se entiende la capacidad auditiva, discriminación fonológica… y entendiendo por expresión los aspectos motores del habla.
  • El desarrollo de las capacidades, cognitivas, sociales y afectivas.

La manera de evaluar al niño es mediante: lenguaje3

  • Test estandarizados (no adecuados en menores de tres años de edad) Algunos de estos procedimientos se suelen basar en un modelo específico del lenguaje, por ejemplo el ITPA, o bien en un aspecto específico de la conducta verbal, por ejemplo el Peabody Test de Vocabulario Visual.
  • Escalas de Desarrollo, que reflejan los principales logros a lo largo del periodo de desarrollo con el objetivo de determinar el nivel evolutivo específico del niño.
  • Test no estandarizados, en el cual se analiza una muestra de habla espontánea, una producción provocada mediante situaciones específicas, la comprensión mediante tareas de señalar imagenes, tareas de manipulación de objetos, tareas d eejecución, tareas de selección, responder a pregunas… y por ultimo la imitación provocada.
  • Observación Conductual, en la que previamente hay que fijar el objetivo de dicha observación. Se registrará su ausencia, frecuencia, hechos, antecedentes y consiguientes y contingencias de las conductas específicas que interesan.

El primer momento del proceso de evaluación tiene como objetivos:

  • Considerar el caracter primario o secundario de la alteración.
  • Determinar la naturaleza exacta de las características que presenta el niño.
  • Determinar si se trata de retraso y/o trastorno; si la alteración es de carácter primario o secundario. Es decir, emitir un juicio.

Para la primera parte del proceso de evaluación será preciso obtener información respecto a los siguientes aspectos:

  • maxresdefaultEl contexto Familiar, observando la existencia o no de antecedentes logopáticos en la fam
    ilia, el lenguaje utilizado por los padres, si hay condiciones de bilingüismo, las condiciones socioculturales, la profesión, las aspiraciones, las figuras de crianza, etc.
  • El niño, observar su historia de desarrollo, desde el parto hasta la primera infancia y la adquisición y características de su lenguaje, como son las conductas comunicativas, prelingüísticas, sus primeras palabras, su evolución, su lenguaje, como lo utiliza en distintos contextos y situaciones, las respuestas del entorno y el desarrollo de sus capacidades cognitivas, motrices, sociales y afectivas.
  • El contexto escolar, observando su participación, sus rutinas diarias, la interacción con los compañeros y los adultos, la adquisición de una competencia lingüística para entender el discurso escolar, la adquisición de conocimientos lingüísticos y no lingüísticos, el aprendizaje de lectoescritura, el desarrollo cognitivo y aprendizaje de estrategias para la resolución de problemas.

Esta información puede ser obtenida mediante diferentes estrategias e instrumentos como la información suministrada por informes psicopedagógicos, informes del maestro o informes médicos, mediante entrevista con los padres o mediante observación directa de la conducta del niño en diversas situaciones y contextos.

En caso de mutismo selectivo sólo se evaluará una de las partes del segundo momento de la evaluación, ya que este trastorno no tiene nada que ver con:

  • Bases anatómicas funcionales.
  • Mecanismos motores del habla.
  • Discriminación auditiva y fonológica.
  • Fonología.
  • Respiración.

El punto que se va a evaluar es el de la fluidez del habla, donde se va a evaluar:

Grado de conciencia/inconsciencia;  voluntariedad/involuntariedad de los siguientes aspectos:

  • Conducta verbal: si aparece bloqueo tónico; repetición clónica; pausas y prolongaciones; economía de la expresión.
  • Conducta motora: si aparece espasmo; tensióninapsicologahablandon muscular; tics; alteraciones Fono-respiratorias; ausencia de gestualidad.
  • Fenómenos lingüísticos: abuso de sinónimos; perífrasis. Expresión Redundante, muletillas verbales; monotonía de voz, etc.
  • Fenómenos emocionales: retraimiento;  fobia a determinados vocablos; ansiedad.

Intensidad de cada uno de los signos observados: ligera, moderada, grave.

Especificidad Situacional: periodicidad; situaciones o individuos; condiciones que aumentan el problema; condiciones que disminuyen el problema.

La valoración incluye varios procedimientos, registrando en cada uno de ellos la tasa de errores

Estos procedimientos son:

  • Uso del lenguaje en el diálogo
  • La exposición de temas
  • Lectura en voz alta

En cada uno de los casos se registra el habla en distintas modalidades: expresión libre; habla en voz cuchicheada; habla en sombra; habla enmascarada; habla con audición retardada; habla rítmica.